Consejos

Suelo pélvico: ¿qué es y para qué sirve?

Suelo pélvico: ¿qué es y para qué sirve?

Tener fuertes los músculos de la pelvis mejora el control de la vejiga y del intestino.

Las causas más comunes de debilitamiento del suelo pélvico incluyen el parto, la obesidad y el esfuerzo asociado del estreñimiento crónico. Algunos tipos de cirugías y unos bajos niveles de estrógenos, como los que aparecen después de la menopausia, también pueden provocar el debilitamiento de estos músculos.

Existen ejercicios especiales para fortalecerlos y que están diseñados para mejorar el tono muscular y prevenir la necesidad de cirugía correctiva.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que cierran en su parte inferior la pelvis y sostienen los órganos pélvicos.

Su función principal es la sujeción del intestino, la vejiga, el útero y la vagina en mujeres, aunque también tiene un papel fundamental en la estabilización de la columna vertebral y la pelvis.

Estos músculos rodean la uretra, la vagina y el ano a medida que pasan a través del suelo de la pelvis. La relajación de éstos músculos permite el paso de la orina y las heces, por lo que si estos músculos se debilitan es posible que no se pueda controlar la orina.

Están presentes tanto en hombres como en mujeres.

¿Qué función tienen los músculos del suelo pélvico?

Los músculos del suelo pélvico proporcionan apoyo a los órganos pélvicos. Cuando se contraen, los órganos internos se levantan y los esfínteres de las aberturas de la vagina, el ano y la uretra se cierran. La relajación del suelo pélvico permite el paso de la orina y las heces.

También son importantes para la función sexual tanto en hombres como en mujeres. En los hombres, es importante para la función eréctil y la eyaculación. En las mujeres, las contracciones voluntarias del suelo pélvico contribuyen a la sensación sexual y la excitación.

Los músculos del suelo pélvico en mujeres proporcionan apoyo para el bebé durante el embarazo y ayudan en el proceso del parto y participan junto con los músculos abdominales y los de la espalda en estabilizar y sostener la columna.

¿Cuáles son los síntomas asociados al debilitamiento del suelo pélvico?

• Pérdidas de pequeñas cantidades de orina al toser, estornudar, reír o correr

• No ser capaz de llegar al baño a tiempo.

• Reducción de la sensibilidad en la vagina.

• Dolor de espalda.

• Los tampones se desplazan o se caen.

• Hinchazón en la abertura vaginal.

• Sensación de pesadez en la vagina.

¿Qué complicaciones puede provocar la debilidad del suelo pélvico?

Algunos de los síntomas más comunes de debilidad son:

• Pérdida de control de la vejiga

• Incontinencia intestinal.

• Dificultades sexuales como disminución de la sensibilidad vaginal.

• Prolapso. En los casos graves, los órganos internos apoyados por el suelo de la pelvis, como la vejiga y el útero, pueden deslizarse y salir a través de la vagina.

• Protuberancia en la vagina.

• Dolor vaginal profundo y persistente.

Seguir leyendo:


Video: Indicaciones de los ejercicios con bolas chinas para el suelo pélvico (Agosto 2021).